Alcalde ordena renovar el Residencial Los Años Dorados

PACORA. 17 de septiembre de 2019. Tras un segundo recorrido por las instalaciones del residencial Los Años Dorados, el alcalde de Panamá, José Luis Fábrega ordenó la renovación integral del hogar para adultos mayores, ubicado en Pacora, 37 kilómetros al este de la ciudad, para mejorar las condiciones en que viven sus 54 abuelitos y abuelitas.

Fábrega llegó con varios de sus directores para realizar una jornada de limpieza y escombrado, luego de cerciorarse que desde el techo, cielo raso, puertas, ventanas y mallas, estaban deteriorados por el tiempo y la falta de mantenimiento.

Calificó la condición del asilo de “horrorosa” y se preguntó cómo podían convivir aquí estos ancianos. Al pasar al área trasera, ordenó desmontar basura y restos de mobiliario, cambiar techos y renovar pisos y paredes de baños y sanitarios; las tuberías de gas, aguas servidas y tanques sépticos no faltaron, por haber ya colapsado.

Frente al calor agobiante que causaba modorra a los gerontes, dijo que gestionaría cambiar el techo de zinc por tejalit u otro material más benigno. Cuestionó cómo la administración anterior permitió que siguieran durmiendo en camas inadecuadas y sobre colchones que despedían olores malolientes.

No hubo rincón del hogar que no se visitara y se encontrara con grandes necesidades. Colchones para la sala de fisioterapia, ropa de cama, insumos para el aseo, incluyendo algunas sillas de ruedas, medicamentos que escasean, acondicionadores de aire en los cuartos, libros, acuarelas y juegos de mesa para enfrentar el ocio.

Actualmente, el asilo requiere de un busito coaster para llevar a los abuelos de paseo, de un ajuste presupuestario para mejorar la calidad de los menús, resolver las filtraciones del cielo raso y otros detalles menores. El alcalde capitalino, tras conversar con ellos, empeñó su palabra en que les mejorará su condición de vida.

Su administradora María Eugenia Wong Pino aseguró que todo el personal está preparado para trabajar con entusiasmo para mejorar las cosas, las cuales no cambiaban desde los últimos dos años.

Hace unos días, la población del residencial Los Años Dorados varió de 57 a 53 adultos mayores. Tres de ellos fallecieron por edad y por patologías que ya sufrían. El alcalde del distrito busca apoyarlos y ampliar la población atendida, dada la necesidad que existe de estos hogares en la ciudad capital.

Tremenda donación

Mientras discurría el recorrido, una visita robó los aplausos de los abuelos. Un camión de la “Fundación Toneladas de Esperanza” llegó para brindar apoyo al asilo al entregar 60 colchones, 120 juegos de sábanas, 120 toallas y 60 almohadas. 

Su directora, Shanik Gerschfeld expresó a los residentes el mejor deseo de sus directivos de apoyar la recuperación de este hogar de ancianos, así como lo hubiera hecho su padre, Rubén Gerschfeld, el recordado “Don Colchón”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *